domingo, 4 de noviembre de 2012

Capítulo 17


1990

El año 90 es muy importante para los carnavaleros porque es el año que se reinaugura el Teatro Falla después de todo el tiempo que estuvo en obras para arreglarle todos los desperfctos que tenía porque ya estaba viejo. Aunque se inauguró en octubre y no dio tiempo a que se celebrara allí el Concurso de ese año; así que hasta el 91 no cantaron las agrupaciones en el Falla. Pero, además, no se hizo el Concurso entero allí, sino que las Preliminares se hicieron en el Andalucía y lo demás en el Falla. Pero era muy importante que ya se hubiera terminado la obra porque es el único teatro que tiene Cádiz.

También ese año y también en octubre, mi padre inauguró un bar que se llamaba Taberna La Copla que es donde yo empecé a conocer a un montón de gente del Carnaval y a casi todos los amigos y amigas que ahora tengo, porque allí paraba mucha gente de agrupaciones.
Ya más adelante iré hablando de toda la gente que conocí.

Ese año mi tío y el Gómez sacaron La fallera Josefina y sus ya me entiende, que era una crítica a Josefina Junquera porque no quería que el Concurso se celebrara en el Falla.
Ella decía que la obra había costado muy cara y que el Teatro había que cuidarlo, por eso ella pensaba celebrar allí, como mucho, las Semifinales y la Final; y  las Preliminares en otro teatro.Y así se hizo en el 91. Pero no se pudo hacer más veces porque tiraron el teatro Andalucía
También hubo mucho cachondeo con ella a cuenta de que la gente llevaba comida al teatro y ella cortó todo eso; y las agrupaciones le escribieron letras y sacaron tipos referente a esas prohibiciones.
Algunos de esos tipos eran éste de La fallera…, Vamos a la ópera, Tres notas musicales, Bzz o no bzz, depende de donde puff…Porque la gente del Carnaval se cachondea con todo.





                               Paco Leal iba de Josefina vestido de fallera valenciana y los demás

                                         iban de personajes de ópera y zarzuela.

Como siempre, era una chirigota de categoría, aunque cantaran muy mal, pero tenían mucha gracia y Paco Leal, como siempre la liaba por las calles aunque no se sabía nunca las letras.


Tres de los cuplés decían así:

Un cuplé

No vea la que se armó
con el personal de Butano en huelga
yo acabé con la boca
toa destrozá de comé consevas.
Ese día me di cuenta de verdad
la importancia que tienen esas personas
me di cuenta de la insolidaridad
y pa colmo, además
me di cuenta lo que pesa una bombona.

Otro

Yo me figuro que el príncipe Felipe
por la Zarzuela
una vez más que otra
se pega un tute en la manivela.
Y es que el niño ha llegado a una edad
que to el mundo sabe lo que le hace falta
pero lleva siempre tanta protección
y tantísimo control…
Cualquier día se embarbeta a un guardaespaldas

Y otro

Arregló la fachada
a muchas viviendas el Ayuntamiento
pero yo me pregunto
a ver quién le mete mano por dentro.
Porque están en un estado tan ruín
que tal vez resulte más interesante
derribarlas como el Muro de Berlín
adoquín por adoquín
y venderlas por turrones de Alicante.

Estribillo

Josefinati, desafinati
el minueto.
Tutto Pavarotti
molto allegretto va a ejecutarti
la partitura del Rigoleto


Mi tío Paco con su hermano Salvi hicieron la
chirigota Bzzz o no bzzz, depende de donde puff. Iban de moscas, muy graciosos. Recuerdo que una noche fui con mi padre al ensayo, que era en el club de Puntales y Paquico le dijo a mi padre que a ver si podía arreglar la música del pasodoble porque en el “trío” tenía una cosa muy rara que la gente la cantaba mal; mi padre se aprendió el pasodoble y se fue al coche, que estaba aparcado abajo, pero como no pudo arreglar lo que quería Paco, hizo un pasodoble nuevo con la misma letra; y como a los chavales les gustó, pues se quedaron con él.

Representaban a unas moscas que iban al Falla a comerse las mijitas   que se le caía a la gente que llevaba comida al Teatro; y como Josefina había prohibido entrar con bocadillos, pues ellas se morían en el escenario.
Un rollazo que a mí me lo tuvo que explicar mi padre, porque yo no entendía nada.
El director de esa chirigota era el Goma; iban en el grupo mi primo Jose Lebrón, Juan Carlos Villaecusa, Agustín el Macumba, el Tán, el Tiriti,el Payán con la caja, el Marcos…Y ahí es donde conocí a Antonio Beiro, que después salió con mi padre en El bache.

El Poti no salió con ese grupo porque se había ido con Nandi a su chirigota Salimos de Marte el miércoles para llegar el viernes porque el jueves era fiesta.

Llegaron a semifinales las moscas; y en los dos pases estuvieron muy bien; pero no para la Final, según el Jurado, que es el que manda.

Este es uno de los pasodobles de esa chirigota.


Pasodoble

Otro año aquí delante
que la Guerra de papá nos dio la llave.
No entendemos de desplantes
y aunque te echamos de menos,
por si no lo sabes
es verdad que la afición
muchas veces parece un veneno;
un veneno de ilusión
que se mete en los carnavaleros.
Bebe conmigo esta pasión
brinda buen amigo
salud pa los dos.
Carnaval, qué prisa tienes
que repartes la alegría rápidamente.
Carnaval que vas y vienes
disfrazando nuestra vía
constantemente.
Este año con alitas
pa volar hasta tu cita.
Que es más fácil desde arriba
otear un buen listón para estas patas
y pa cantarte mi tacita de plata

 Este era el boceto y la portada del libreto.
                                                 



Y así era el disfraz



                                               Anto Beiro,  mi primo Jose Lebrón y Carlos Villaescusa.




                                                  Salvi con nuestro amigo Carlos Villaescusa,  

No sacó mi tío Paco la comparsa ese año. Fue una pena porque la cosa iba bien y los dos años entró en la Final; con un Segundo y un Tercer premio.

El grupo casi entero siguió, con el Tito de director y Bustelo con la música; pero la escribió Pedro Callealta, un chaval de Puerto Real; y se llamó De ida y vuelta, que dice mi padre que son los que fueron a América y volvieron a España con dinerito.
Seguía siendo una comparsa que sonaba bien y gustaba escuchar.

El Nandi tuvo más suerte porque su chirigota fue a la Final. Esta vez el grupo era nuevo porque el Lobe y su grupo sacaron Viva Zapata de jamón, que tampoco pasó de Semifinales.
Su hermano Juanci se encargó de hacer la música y él hizo la letra.
El tipo de la chirigota de Nandi era de marciano y también dieron un pelotazo con las tres piernas que llevaban y el colorido del disfraz.

En el estribillo recordaron a Las momias de güete, porque decía que habían venido en cohete pa dar por culo a Las momias.



                                                                                En esta foto están en el Andalucía .

Después salieron muy contentos porque al público le gustó mucho el repertorio.                        


 Esta cosa tan fea era la portada del libreto de esa chirigota.



                                                                             

Es una pena porque las chirigotas buenas deberían tener un boceto y un libreto bonitos. Pero mi tío Nandi nunca se ha preocupado mucho de esos detalles.

Ese año fue el primero que televisaba la Final Canal Sur, así que en el escenario estaban las dos televisiones, Tele Sur y Canal Sur.

Ya al año siguiente, en el Falla, sólo estaba la televisión andaluza.

Un pasodoble que le gustó mucho a la gente fue éste:

Pasodoble
Tengo un platillo puntero
orgullo de mi galaxia
no es un platillo guerrero
pero es zandunguero
con arte y con gracia.
Ole, ole, ole y ole
que plato más pinturero
que me lleva de visita
con gracia exquisita
a donde yo quiero.
Con él voy yo
a pasear
con él voy yo
en busca de las marcianitas.
Con él voy yo
a faenar
y algunas veces voy al mar
para pescar las caballitas.
Mi plato no tiene timón,
mi plato no lo necesita,
porque es juguete pa las aguas
que cuando se cansan  jugando
me lo devuelven a la orilla.

Y también gustaron mucho los cuplés:

Cuplé

Cómo están las mujeres en verano, cli, clu clá;
y hasta ponen
nerviosos a los marcianos, cli, clu, cla.
Hay que ver lo que cambian las mujeres con el sol
tostaditas siempre podrás comerte más de dos.
Mira que están macizas
con esa piel morena;
qué milagro el verano
que hasta la mía parece buena.
Aunque algunas se ponen
al sol de tal manera
que cuando se levantan
tinen la almeja a la marinera.

Estribillo
Yo soy un marciano,
este es un marciano
éste otro marciano
tos somos marcianos.
Y hemos venío en cohete
ah, ah porculo a Las momias.  




La Final de chirigotas de ese año fue:

     1º.   Hasta que la muerte nos separe (de Manolo Santander y Antonio Martín)  
     2º.  Los santos inocentes (de San Fernando)
     3º.  Salimos de Marte el miércoles para llegar el viernes porque el jueves era fiesta
     4º.  Carnaval 2036, piconeros galácticos (de Erasmo Ubera y Selu G. Cossío


Currículo carnavalesco de Fernando Villegas Mejías
Año
Agrupación
Colaboradores
1979
Brillantina (Juvenil)

1980
Los lamas  (Juvenil)

1982
Los de Villaconejos
Juanci  y Enrique Villegas
1983
American Foot-ball
Salvi Villegas
1984
Los indiotas
Salvi y Juanci Villegas
1985
Los diablillos salvajes del Caribe, que está mu lejos
Salvi, Juanci y Enrique Villegas
1986
Las momias de güete pa ugá los niños
Salvi y Gueli
1987
Terror terrorífico en la casa del horror horroroso
Salvi
1988
Este año no salimos

1990
Salimos de Marte el miércoles, para llegar el viernes
Juanci Villegas
1991
Los capullitos de alhelí, a la lan, a la lin, lon, lan

1992
Las carabelas de Colón

1993
Los leperos ninjas
Juanci Villegas
1994
Los muertos del Carnaval (Colaborador)

1995
Los duros de mollera (Colaborador)

1996
Hasta las mismas trancas (Colaborador)

2004
Los hombres balas (Colaborador)



La peña Nuestra Andalucía volvió a sacar la comparsa infantil y mi padre volvió a hacer la música. Ese año se llamaba Vaporcito del Puerto.

Había muerto Manolo “Agüillo”, así que Antonio el Piojo buscó de  letrista a Ricardo Villa.
“Agüillo” era padrino del hijo del Piojo, por eso le pidió a mi padre que le hiciera una letra dedicada a él, y mi padre la hizo.

Pasodoble

Me ha contado la mañana
que apenas sin sentirlo se nos fue el chirigotero.
Fue su ida muy temprana:
no han sido una parodia ni su muerte, ni su duelo.
Pa él ya se cerraron los telones de la vida.
No habrá “Grandes relatos”
que nos puedan deleitar;
el pequeño gran hombre nos dejó, tras su partida,
una página herida
en nuestro Carnaval.
Déjame ser el arquero
que asaltara aquel castillo
con la carne del puchero;
déjame, querido Agüillo.
Déjame que en Canalejas
ponga luces de color
pa que vaya don Mendo
con sus Mendas Lerendas
por ti, rey del cuarteto,
pa que hagas otra berza,
que la que nos dejaste ya se nos quemó.


Otro pelotazo de comparsa, porque no veas la que lió  en el Andalucía.
Los premios de comparsas infantiles, fueron:

1º  Garabato
2º  Tintín pirulero
3º   Sentrañitas mías
4º   Entre dos mares






Yo de aquí recuerdo al Galleguito, al Silva, al Juaqui, al Toni, al Alex y al Edu.
También está Luis Rivero, pero a ese lo he conocido después.
                                                                                                                                   Continuará








domingo, 27 de mayo de 2012

Capítulo 16


1989

Ese año, pero en diciembre, yo cumplía diez años, por eso cada vez me voy acordando de más cosas.
Ya mi padre no volvió a hacer más chirigotas y el grupo se disolvió para siempre, pero hemos seguido siendo amigos.
Mi padre siguió haciendo la música para los niños de la peña Nuestra Andalucía; ese año se llamaban Los vizkingos y fueron Segundo premio de chirigota.
También la escribió Manolo Rosales Agüillo.
El grupo cambió un poco porque los más mayores cumplen la edad de no poder salir y los sustituyen por otros niños que ya tienen la edad para salir. Pero siguen el Piojo, el Galleguito, el Alex Monzón, el Juaqui y el Kike Remolino.

Los bizquingos

  El pasodoble de medida que le hizo mi padre a la chirigota era éste:


Pasodoble

Con la vista extraviada y en traje de normando.
Con los tiestos de guerra vengo a cantar;
y es que a mi mascarada, lo vengo yo notando,
aunque esté en otra tierra no te puedo faltar.
Porque yo llevo clavaíta
la espina de tu Carnaval
y si alguien me la quita
lo que dentro palpita
por mi marecita
que no late más.
Vizquingo, soy un vizquingo;
vizquingo que por cantar en tu Carnaval
se vuelve loco.
Vizquingo, pero distingo
las olas que van meciendo a nuestra ciudad
poquito a poco.
Quisiera, cuando mi barco de aquí zarpara,
que te quedara
mi pasodoble.
Quisiera quedarme bizco pa toa la vía
pues mi alegría
es que te veo doble.

Los premios fueron así:

1º.   Pasen y vean (Barbate)
2º.  Los vizquingos
3º.  A por otro
4º.  Los picaítos (Chiclana)




Yo estuve con mis padres y mi hermana en la berza que organizaba la Peña Nuestra Andalucía en aquella época. Allí repartían un plato de berza que estaba muy buena y después había un acto en el que entregaban la insignia de oro de la Peña y los regalos a los colaboradores.
Después cantaban las agrupaciones en un tablao que colocaban en la calle Sagasta, en frente del bar La Primavera.
Ese año cantaron Los bizkingos nada más, porque la Peña no había sacado comparsa después de Al compás de mi cepillo.

Mi tío Paquico volvió a hacer una comparsa y una chirigota; la comparsa se llamaba   Los soldaditos y seguía llevando la música de Bustelo.
El grupo era casi el mismo; pero había entrado Luis Ariza, el Sema, de Puerto Real y dos o tres más que yo no llegué a conocerlos.
Se habían ido mi primo Jose, el Gueli, el Tarta, el Sema y algunos más que no recuerdo.

Como el año anterior, España la Nueva gustó mucho, pues este año la esperaba la gente y el Teatro Andalucía estaba lleno el día que cantaron. Yo los escuché por la radio y gustó mucho en cuanto hicieron la Presentación con los tambores; y el popurrí fue un pelotazo con una cuarteta dedicada a la Explosión de Cádiz que todo el mundo aplaudió mucho; lo mismo que una cuarteta que cantaba mi amigo el Tojo al final del popurrí que la hacía preciosa; porque el Tojo cantaba muy bien y a mi padre y a mí nos gustaba mucho.
Se llevó esa comparsa el Tercer premio.
Los premios se repartieron así:

     1º.   Nos quedamos de piedra (de José L. Alcántara)
     2º.  Tras la Máscara (de Antonio Martín)
     3º.  Los soldaditos

Pero lo importante fue que gustó mucho y mi tío estaba contento porque la gente había escuchado sus letras.

En el blog “Letras del Carnaval de Cádiz”, lo dice José María Barroso:

“Ganadora de un tercer premio en el concurso de agrupaciones de 1989, pero para muchos merecedora del primer puesto ese año.

 Una de esas comparsas míticas, que ya en su momento significaban un cambio hacia algo nuevo, diferente a lo que se hacía en esos momentos.

Norberto Iglesias era el director de esta comparsa donde contaba con personas tan importantes en este mundillo como, además del propio Tito Iglesias, el Tojo, Cristóbal, Ramoni, ...”


Bustelo hizo de nuevo el boceto (antes se llamaba croquis) y también le quedó muy bonito, aunque en el libro esté en blanco y negro.


Croquis de Los soldaditos

Éste era uno de sus pasodobles:

Pasodoble

Yo presumo de ser andaluz
y me identifico con el habla
que es un dialecto lo dices tú,
pero yo te digo que es el alma...
de las expresiones (que se dan)
y de los quejíos de la gente que se cansa
(que cansada está)
y de los sudores y las brasas
que calientan debajo las mesas
todas las miserias de las casas.

Soy de Andalucía, no hablo boca abajo
hablo de fatiga, desilusión y de trabajo,
hablo de los males y los sentimientos,
¡las necesidades, por lo visto, las invento!
Hablo el andaluz que no es un idioma,
que me da la luz, que te tomas tú como una broma.

Sigue riéndote de mi
tú que no te comes las eses
tú que no entiendes de tortura,
de Andalucía salí y defiendo mi cultura
pa que nunca más se tire a la basura.



Los soldaditos


Mi padre siempre dice que mi tío Paco es uno de los mejores del Carnaval, lo que pasa es que lo dejó muy pronto.

Paco, además de la comparsa, hizo también chirigota. Mi tío Salvi le hizo esta vez la música y repitieron con el mismo grupo.
Se llamaba Te echamos de menos y representaba a almaceneros montañeses de los que siempre le robaban un poco a las mujeres cuando iban a comprar.
Te echamos de menos


El repertorio no era malo, pero en el Concurso no pasaron a Semifinales. Ese año había muchas chirigotas buenas que se quedaron fuera de la final: Los barbacoas, el Sheriff…

Los premios se repartieron así:

      1º.   El crimen del mes de mayo (de Manolo Santander y Pepe Martínez)
      2º.  Los figuritas (de Habichuela)
      3º.  Los sanmolontropos verdes (de Erasmo Ubera y Selu G. Cossío)
      4º.  Miky Yason y Los biter cal (de San Fernando)

Pero la chirigota de mi tío era graciosa y los chavales defendieron bien el repertorio.
Eran casi los mismos que el año anterior salieron en La guerra de Papá, el Cachocara, el Tiriti, el Poti, mi primo Jose Lebrón, Marcos, Miguel Vila, el Juaqui, Agustín el Tan, el Moraga y dos o tres más que no recuerdo sus nombres.

Este pasodoble a mí me gusta mucho y ellos lo cantaban bien:

Pasodoble

Todos los gaditanos
dicen siempre que febrero está majara
pero es cuando la luna
sale en este rinconcito con más ganas
porque sólo en febrero hay
lluvia de coplillas por to Cai.
Febrero trae frío y trae calores
por eso no se aclaran los amores.
Febrerillo es el mes más corto
febrerillo es el mes más raro
febrerillo es el mes más loco
la ovejita negra del anuario.
Febrero puede estar fatal
pero yo puedo en él respirar
el aire y el compás
y los acordes de los estribillos
y los tanguillos y los cantares.
Febrero a mí me hace vivir
porque me trae los Carnavales.


La chirigota de los otros amigos, la de Gómez, mi tío Emilio, Juan Reixach, Salvador, el Chapi, Pili, Bocanegra, Luis Lloret, Ana y los demás era ese año La última tentación de la Pantoja, que dio un pelotazo con los cuplés, el pasodoble a Mágico González y, sobre todo con el popurrí dedicado a la Avenida:
La última tentación de la Pantoja


Popurrí
                                                                   Sintiéndome un día poeta
                                                                   buscaba mi musa perdida
                                                                   de autores, estaba asín la Caleta
                                                                   y tuve que irme pa la Avenida.

Sí, mi Avenida; simi Avenida, si miA venida.
Con tantos arrascacielo en pequeña escala
eres Manhatan
contigo hay que morir i,i; i,i;
Tacita de Plata.

Que avenida más ancha
con señales, semáforo y to eso;
dos carriles pallá, dos carriles pacá
qué adelanto del pogreso.
América, América:
qué me dicen del garach
garaje América.

Tres gasolineras, tres,
que parecen del espacio (sideral)
automáticos lavados
máquinas y numeritos (digital)
que apretándole un botón
te despachan gasolina (normal).

¡Ay! qué caradi
¡Ay! qué caradi
se conoce en todo el mundo
el octano que hay en Cadi.

¿Y oficinas?
Oficinas, oficinas, oficinas, oficinas…

¡Oh! ese cuartel
que está frente por frente a Cortefiel.

Soldadito español
comprendo tu alegría
hay que tener valor
ir allí to los días.
Hoy en día la calle
no te enseña na bueno
por eso el ejercito
coge a los muchachito
y les aprende un oficio.

¡Oh! ese cuartel
que está frente por frente a Cortefiel.
Y es que es un cuartel
bien situado
por eso me encuentro muy tranquilo
de un ataque de los rusos
que son los malos.
Eres un bastión
inexpugnable
qué digo bastión
eres…un bastionazo.

Allá donde se cruzan los caminos:
Avenida Marconi y Brasil;
existe un edificio como un castillo
con escaleras de incendio para huir.
Allí no hay locales ni provinciales
todos se dan la mano muy feliz
y aunque no haya sitio para nadie
de verdad que aquí hay que morir.

No podía faltar, no podía faltar
en esa Avenida tan descomunal
un estadio tan sin igual.
Con una torre olímpica que es pa matarse
y una visera magnífica pa no mojarse
y sin marcador electrónico
ni falta que le hace.

Pero a pesar de todo
el estadio me contó las cuitas
que por dentro lleva:

Mi querido poeta, no puedo ser feliz
lo mismo que en nenante.
Yo me siento muy solo
sin mi plaza de toros
que fue mi fiel amante.
¡Ay! qué triste me veo
yo ya no tengo ánimo
ni pal trofeo de los trofeos.

Y la plaza de toros le habló desde el más pallá:
No llores por mí Carrancita
vive la vida y calla
buscate a otra
que yo en el Cielo
estoy saliendo
con el hotel Playa.

Qué más se puede decir
de este rinconcito gaditano
que va desde las Puertas de Puerta tierra
hasta Cortadura
es como un Hipercor alargado.

Tiene de to, tiene de to
tiene de to, de to, de to, de to, de to.
Bares por toas las esquinas
estatuas sin peste equina
y dos freidor.

Cine Avenida, cine Imperial,
y los coches Comes
que dónde va a parar.

Un Corte Inglés
y unos jardines impresionantes;
los dos cines que dije antes
y la iglesia de San José.

Y la Telegrafía si hilos
que por qué no dicilo
tengo yo que dicilo:
es el sitio mejor
y Sevilla se adelantó
pa la Expo’ 92.


Con este popurrí nada más, ya la gente se lo pasaba bien y se reía mucho con ellos. Pero llevaban más repertorio y todo era bueno.
Paco Leal en su papel de la Pantoja aplaudido por Araceli Hernández

Yo recuerdo muy bien el estribillo:

Estribillo

La Pantoja
es la tía
que más entiende de Carnaval
prestarle mucha atención al pregón
señores vamos a escuchar:
(Carnavales baratos, vamos a acabarlo)
Qué peazo “cobi” nos ha dao Mariscal.

Como yo no lo entendía bien, mi padre me explicó que era un juego de palabras con Mariscal el concejal de Fiesta y el otro Mariscal, el que diseñó al Cobi, la mascota de la Expo.
                                                                                                                                                     Continuará

domingo, 6 de mayo de 2012

Capítulo 15


Mi abuelo ese año no sacó nada. Pero fue el primer año que mi padre colaboró con la peña Nuestra Andalucía haciéndole la música a la chirigota infantil que iba a escribir Agüillo hijo.

La chirigota se llamó Los pilotos del azafrán El Aeroplano y fue Primer premio de infantiles.
Así fueron los premios:

     1º.   Los pilotos del azafran el aeroplano
     2º.  Las notas musicales
     3º.  Tutti-frutti
     4º.  Cómete el coco
                         
                                               


Los pilotos del azafrán El Aeroplano


Ahí fue cuando conocí a toda esa gente, pero a los que más recuerdo son Antoñito el Piojo,
 su padre Antonio y su madre Antonia, a Alex Monzón, al Juaqui al Galleguito y a Agüillo.

El Piojo padre había salido hacía muchos años con mi padre en Los aventureros, por eso son amigos; por eso cuando le pidió a mi padre que le hiciera la música le dijo que sí.

                                      
Antonio Guerrero (el Piojo) y mi padre
Antonio era el encargado de dirigir el grupo de chiquillos y la colaboración de mi padre con él duró cinco años y sacaron dos chirigotas y tres comparsas. A las dos primeras le puso la letra Manolo Rosales “Agüillo hijo”, que era padrino del “Piojo chico".


Ese año también se estrenó mi tío Paco Villegas con dos agrupaciones; una chirigota y una comparsa.
La chirigota era La guerra de papá, con la colaboración de sus hermanos Toni en la música y Juanci en la afinación del grupo.
Representaba un ejército de niños de la época de sus padres, con el gorro que se hacían los chiquillos con el Diario.
Juanci, Paco y Tony Villegas

No tuvo mucho éxito con la chirigota, pero como el grupo estaba hecho con chavales jóvenes con ganas de cachondeo, pues se lo pasaron muy bien. No fueron a la Final ni nada, pero en la calle siempre estaban, que es lo que a mí me gusta y lo que tienen que hacer todas las agrupaciones; si no para qué van a salir.

En esa chirigota iba un chaval muy gracioso que se llama Carlos, pero como se parecía a un personaje de la tele que se llamaba Poti-poti, pues se le quedó el Poti para siempre.
El Poti y su mujer, Conchi, a mí y a mi hermana nos quieren mucho y son buenos amigos de nosotros y de nuestros padres.
El "Poti" con mi primo (el hijo de Paquico) y yo

Paquico también hizo una comparsa que se llamó España la Nueva, con la música de José Luis Bustelo y dirigida por el Tito.
Esa sí era buena; que llevaba unos pasodobles preciosos y la presentación y el popurrí que a todo el mundo le gustó mucho y que todo el mundo decía que tenía que haber sido Primer Premio.

Los premios de ese año fueron así:

     1º.   Al compás de mi cepillo (De José M. Prada)
     2º.  España la Nueva
     3º.  Caña y mimbre (De Antonio Bustos)

Así era el boceto de esa comparsa; dibujada por José L. Bustelo, que dibuja muy bien y hace unos bocetos muy bonitos.




Éste era uno de los pasodobles de esa comparsa tan buena:

Pasodoble

Chiquilla qué me has dao
chiquilla qué me has hecho;
que has enredao
mis pensamientos.
Porque cuando te hablo me trabuco;
¿será que tus dos ojos tienen truco?
Igual me has embrujao
sin tu receta;
pero me has conquistao
y no me he dao ni cuenta.
Y para rematarme, me dejas ciego;
y no veo, gaditana, na más tu pelo.
Y aunque me empuja el viento contra tu pecho
nunca te tengo.
Chiquilla, estate quieta con las tijeras
no cortes tanto;
que te quiero, niña, y no soy un santo
y hasta tus rodillas
yo ya no me aguanto.
Mi rumbo es tu norte,
perseguir tus pasos,
soñar con tu nombre,
como sueña un hombre
cuando quiere tanto.


En ese grupo estaban el Tito, el Bustelo, mi tío Gueli, que es el de la foto, Ramoni, mi primo Jose, el Tojo, el Selu Valderrama, Antonio Herrera, Paco Delfo, Cristóbal Morales, Pepillo, el Tarta, el Sema y dos o tres bizcos que no sé sus nombres.



España la Nueva
Era un grupo que sonaba muy bien, según decía la gente; y con una música y unas letras que la gente recuerda todavía.

Algunos martinistas decían que como Antonio Martín no había salido ese año, pues por eso esa agrupación había ido a la Final. 
Eso también lo habían dicho los de Quiñones, pero todo el mundo sabe que España la Nueva era un peasso de comparsa que se recordará siempre por el repertorio y por el grupo tan bien ensayado. 























Estos son otros dos pasodobles de esta comparsa.

Pasodoble

Un hombre sin trabajo
pierde buenas costumbres;
se viene abajo
después se hunde.
Un hombre sin trabajo se avergüenza
y empieza a ir bajando la cabeza
no se siente seguro si no respira
un poco de futuro
que darle a su familia.
Y aunque de vez en cuando se ve contento
se lo lleva lo amargo que lleve dentro.
Los nervios se arrejuntan y escapa el genio:
y pierde el tiento.
Un hombre sin trabajo se ve impotente,
se ve desnudo;
pierde la paciencia
y se queda mudo
porque sólo piensa
en buscar dos duros.
Se siente un fracaso
y se le hace un mundo
ir chapuceando
y recuperando
otra vez su orgullo.

Pasodoble

Si Cai es un barquito
yo soy su marinero.
La plaza pinto
mi escapaero.
Pa ponerme jipato de coplillas
sentaíto a la hora la fresquita
con mi arrebujáo y mi cantiña.
En invierno y verano
yo no cambio la Viña.
Si cai es un barquito soy marinero;
y por sus recovecos siempre me pierdo.
Búscame en los rincones carnavaleros
que allí me encuentro.
Algunas veces tengo que enderezarla
mi vela blanca
 y no hay otro lao
pa buscá la calma
que no sea pegao
a don Paco Alba.
En este velero
sólo un sitio hay
donde un marinero
sabe que escondemos
la verdad de Cádiz.
                                                                                                                       Continuará