domingo, 27 de mayo de 2012

Capítulo 16


1989

Ese año, pero en diciembre, yo cumplía diez años, por eso cada vez me voy acordando de más cosas.
Ya mi padre no volvió a hacer más chirigotas y el grupo se disolvió para siempre, pero hemos seguido siendo amigos.
Mi padre siguió haciendo la música para los niños de la peña Nuestra Andalucía; ese año se llamaban Los vizkingos y fueron Segundo premio de chirigota.
También la escribió Manolo Rosales Agüillo.
El grupo cambió un poco porque los más mayores cumplen la edad de no poder salir y los sustituyen por otros niños que ya tienen la edad para salir. Pero siguen el Piojo, el Galleguito, el Alex Monzón, el Juaqui y el Kike Remolino.

Los bizquingos

  El pasodoble de medida que le hizo mi padre a la chirigota era éste:


Pasodoble

Con la vista extraviada y en traje de normando.
Con los tiestos de guerra vengo a cantar;
y es que a mi mascarada, lo vengo yo notando,
aunque esté en otra tierra no te puedo faltar.
Porque yo llevo clavaíta
la espina de tu Carnaval
y si alguien me la quita
lo que dentro palpita
por mi marecita
que no late más.
Vizquingo, soy un vizquingo;
vizquingo que por cantar en tu Carnaval
se vuelve loco.
Vizquingo, pero distingo
las olas que van meciendo a nuestra ciudad
poquito a poco.
Quisiera, cuando mi barco de aquí zarpara,
que te quedara
mi pasodoble.
Quisiera quedarme bizco pa toa la vía
pues mi alegría
es que te veo doble.

Los premios fueron así:

1º.   Pasen y vean (Barbate)
2º.  Los vizquingos
3º.  A por otro
4º.  Los picaítos (Chiclana)




Yo estuve con mis padres y mi hermana en la berza que organizaba la Peña Nuestra Andalucía en aquella época. Allí repartían un plato de berza que estaba muy buena y después había un acto en el que entregaban la insignia de oro de la Peña y los regalos a los colaboradores.
Después cantaban las agrupaciones en un tablao que colocaban en la calle Sagasta, en frente del bar La Primavera.
Ese año cantaron Los bizkingos nada más, porque la Peña no había sacado comparsa después de Al compás de mi cepillo.

Mi tío Paquico volvió a hacer una comparsa y una chirigota; la comparsa se llamaba   Los soldaditos y seguía llevando la música de Bustelo.
El grupo era casi el mismo; pero había entrado Luis Ariza, el Sema, de Puerto Real y dos o tres más que yo no llegué a conocerlos.
Se habían ido mi primo Jose, el Gueli, el Tarta, el Sema y algunos más que no recuerdo.

Como el año anterior, España la Nueva gustó mucho, pues este año la esperaba la gente y el Teatro Andalucía estaba lleno el día que cantaron. Yo los escuché por la radio y gustó mucho en cuanto hicieron la Presentación con los tambores; y el popurrí fue un pelotazo con una cuarteta dedicada a la Explosión de Cádiz que todo el mundo aplaudió mucho; lo mismo que una cuarteta que cantaba mi amigo el Tojo al final del popurrí que la hacía preciosa; porque el Tojo cantaba muy bien y a mi padre y a mí nos gustaba mucho.
Se llevó esa comparsa el Tercer premio.
Los premios se repartieron así:

     1º.   Nos quedamos de piedra (de José L. Alcántara)
     2º.  Tras la Máscara (de Antonio Martín)
     3º.  Los soldaditos

Pero lo importante fue que gustó mucho y mi tío estaba contento porque la gente había escuchado sus letras.

En el blog “Letras del Carnaval de Cádiz”, lo dice José María Barroso:

“Ganadora de un tercer premio en el concurso de agrupaciones de 1989, pero para muchos merecedora del primer puesto ese año.

 Una de esas comparsas míticas, que ya en su momento significaban un cambio hacia algo nuevo, diferente a lo que se hacía en esos momentos.

Norberto Iglesias era el director de esta comparsa donde contaba con personas tan importantes en este mundillo como, además del propio Tito Iglesias, el Tojo, Cristóbal, Ramoni, ...”


Bustelo hizo de nuevo el boceto (antes se llamaba croquis) y también le quedó muy bonito, aunque en el libro esté en blanco y negro.


Croquis de Los soldaditos

Éste era uno de sus pasodobles:

Pasodoble

Yo presumo de ser andaluz
y me identifico con el habla
que es un dialecto lo dices tú,
pero yo te digo que es el alma...
de las expresiones (que se dan)
y de los quejíos de la gente que se cansa
(que cansada está)
y de los sudores y las brasas
que calientan debajo las mesas
todas las miserias de las casas.

Soy de Andalucía, no hablo boca abajo
hablo de fatiga, desilusión y de trabajo,
hablo de los males y los sentimientos,
¡las necesidades, por lo visto, las invento!
Hablo el andaluz que no es un idioma,
que me da la luz, que te tomas tú como una broma.

Sigue riéndote de mi
tú que no te comes las eses
tú que no entiendes de tortura,
de Andalucía salí y defiendo mi cultura
pa que nunca más se tire a la basura.



Los soldaditos


Mi padre siempre dice que mi tío Paco es uno de los mejores del Carnaval, lo que pasa es que lo dejó muy pronto.

Paco, además de la comparsa, hizo también chirigota. Mi tío Salvi le hizo esta vez la música y repitieron con el mismo grupo.
Se llamaba Te echamos de menos y representaba a almaceneros montañeses de los que siempre le robaban un poco a las mujeres cuando iban a comprar.
Te echamos de menos


El repertorio no era malo, pero en el Concurso no pasaron a Semifinales. Ese año había muchas chirigotas buenas que se quedaron fuera de la final: Los barbacoas, el Sheriff…

Los premios se repartieron así:

      1º.   El crimen del mes de mayo (de Manolo Santander y Pepe Martínez)
      2º.  Los figuritas (de Habichuela)
      3º.  Los sanmolontropos verdes (de Erasmo Ubera y Selu G. Cossío)
      4º.  Miky Yason y Los biter cal (de San Fernando)

Pero la chirigota de mi tío era graciosa y los chavales defendieron bien el repertorio.
Eran casi los mismos que el año anterior salieron en La guerra de Papá, el Cachocara, el Tiriti, el Poti, mi primo Jose Lebrón, Marcos, Miguel Vila, el Juaqui, Agustín el Tan, el Moraga y dos o tres más que no recuerdo sus nombres.

Este pasodoble a mí me gusta mucho y ellos lo cantaban bien:

Pasodoble

Todos los gaditanos
dicen siempre que febrero está majara
pero es cuando la luna
sale en este rinconcito con más ganas
porque sólo en febrero hay
lluvia de coplillas por to Cai.
Febrero trae frío y trae calores
por eso no se aclaran los amores.
Febrerillo es el mes más corto
febrerillo es el mes más raro
febrerillo es el mes más loco
la ovejita negra del anuario.
Febrero puede estar fatal
pero yo puedo en él respirar
el aire y el compás
y los acordes de los estribillos
y los tanguillos y los cantares.
Febrero a mí me hace vivir
porque me trae los Carnavales.


La chirigota de los otros amigos, la de Gómez, mi tío Emilio, Juan Reixach, Salvador, el Chapi, Pili, Bocanegra, Luis Lloret, Ana y los demás era ese año La última tentación de la Pantoja, que dio un pelotazo con los cuplés, el pasodoble a Mágico González y, sobre todo con el popurrí dedicado a la Avenida:
La última tentación de la Pantoja


Popurrí
                                                                   Sintiéndome un día poeta
                                                                   buscaba mi musa perdida
                                                                   de autores, estaba asín la Caleta
                                                                   y tuve que irme pa la Avenida.

Sí, mi Avenida; simi Avenida, si miA venida.
Con tantos arrascacielo en pequeña escala
eres Manhatan
contigo hay que morir i,i; i,i;
Tacita de Plata.

Que avenida más ancha
con señales, semáforo y to eso;
dos carriles pallá, dos carriles pacá
qué adelanto del pogreso.
América, América:
qué me dicen del garach
garaje América.

Tres gasolineras, tres,
que parecen del espacio (sideral)
automáticos lavados
máquinas y numeritos (digital)
que apretándole un botón
te despachan gasolina (normal).

¡Ay! qué caradi
¡Ay! qué caradi
se conoce en todo el mundo
el octano que hay en Cadi.

¿Y oficinas?
Oficinas, oficinas, oficinas, oficinas…

¡Oh! ese cuartel
que está frente por frente a Cortefiel.

Soldadito español
comprendo tu alegría
hay que tener valor
ir allí to los días.
Hoy en día la calle
no te enseña na bueno
por eso el ejercito
coge a los muchachito
y les aprende un oficio.

¡Oh! ese cuartel
que está frente por frente a Cortefiel.
Y es que es un cuartel
bien situado
por eso me encuentro muy tranquilo
de un ataque de los rusos
que son los malos.
Eres un bastión
inexpugnable
qué digo bastión
eres…un bastionazo.

Allá donde se cruzan los caminos:
Avenida Marconi y Brasil;
existe un edificio como un castillo
con escaleras de incendio para huir.
Allí no hay locales ni provinciales
todos se dan la mano muy feliz
y aunque no haya sitio para nadie
de verdad que aquí hay que morir.

No podía faltar, no podía faltar
en esa Avenida tan descomunal
un estadio tan sin igual.
Con una torre olímpica que es pa matarse
y una visera magnífica pa no mojarse
y sin marcador electrónico
ni falta que le hace.

Pero a pesar de todo
el estadio me contó las cuitas
que por dentro lleva:

Mi querido poeta, no puedo ser feliz
lo mismo que en nenante.
Yo me siento muy solo
sin mi plaza de toros
que fue mi fiel amante.
¡Ay! qué triste me veo
yo ya no tengo ánimo
ni pal trofeo de los trofeos.

Y la plaza de toros le habló desde el más pallá:
No llores por mí Carrancita
vive la vida y calla
buscate a otra
que yo en el Cielo
estoy saliendo
con el hotel Playa.

Qué más se puede decir
de este rinconcito gaditano
que va desde las Puertas de Puerta tierra
hasta Cortadura
es como un Hipercor alargado.

Tiene de to, tiene de to
tiene de to, de to, de to, de to, de to.
Bares por toas las esquinas
estatuas sin peste equina
y dos freidor.

Cine Avenida, cine Imperial,
y los coches Comes
que dónde va a parar.

Un Corte Inglés
y unos jardines impresionantes;
los dos cines que dije antes
y la iglesia de San José.

Y la Telegrafía si hilos
que por qué no dicilo
tengo yo que dicilo:
es el sitio mejor
y Sevilla se adelantó
pa la Expo’ 92.


Con este popurrí nada más, ya la gente se lo pasaba bien y se reía mucho con ellos. Pero llevaban más repertorio y todo era bueno.
Paco Leal en su papel de la Pantoja aplaudido por Araceli Hernández

Yo recuerdo muy bien el estribillo:

Estribillo

La Pantoja
es la tía
que más entiende de Carnaval
prestarle mucha atención al pregón
señores vamos a escuchar:
(Carnavales baratos, vamos a acabarlo)
Qué peazo “cobi” nos ha dao Mariscal.

Como yo no lo entendía bien, mi padre me explicó que era un juego de palabras con Mariscal el concejal de Fiesta y el otro Mariscal, el que diseñó al Cobi, la mascota de la Expo.
                                                                                                                                                     Continuará

1 comentario: